Londres, 6 de marzo de 2019 – El hostigamiento y las agresiones a periodistas y a la presidenta del Centro PEN Nicaragua, Gioconda Belli, durante la misa en memoria del poeta y teólogo Ernesto Cardenal en la Catedral Metropolitana de Managua, son una muestra más de que el gobierno de Daniel Ortega continúa criminalizando el derecho a disentir, la libertad de expresión y de prensa, dijo hoy PEN Internacional, y hace un llamado urgente al gobierno nicaragüense a proteger los derechos humanos de sus ciudadanos, incluyendo el derecho a la libertad de expresión y de culto.

El 3 de marzo de 2020, durante la misa de cuerpo presente y homenaje a Ernesto Cardenal, fallecido el 1 de marzo de 2020, simpatizantes del gobierno de Daniel Ortega llegaron en autobuses al lugar para ocupar el templo desde tempranas horas, con el objetivo de importunar el desarrollo de las honras fúnebres. Durante la misma, interrumpieron la homilía del obispo de Matagalpa, Monseñor Rolando Álvarez, gritando consignas como “queremos la Paz”, “no pudieron ni podrán” y “que viva Daniel Ortega” y dieron declaraciones donde acusaban a Ernesto Cardenal de traidor, de acuerdo con información de Gioconda Belli.

Al finalizar la ceremonia, además de obstaculizar la salida del féretro de la iglesia, los simpatizantes del gobierno agredieron al menos a cuatro periodistas, y la escritora Gioconda Belli, presidenta del Centro PEN Nicaragua, fue perseguida y agredida con insultos y haciendo alusión a sus posturas críticas con el gobierno.

Los periodistas que fueron golpeados mientras cubrían la ceremonia son reporteros del diario La Prensa y CNN; al colaborador de la televisora le robaron equipo de video y cámara. Mientras que dos periodistas de Boletín Ecológico y Nicaragua Investiga, fueron trasladados a un hospital por las lesiones recibidas.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, condenó la violencia de civiles afines al gobierno durante la misa realizada por la muerte de Ernesto Cardenal, por considerarla “un ataque a su memoria y a las libertades de reunión, religiosa y de expresión en Nicaragua”.

“El deterioro de la libertad de expresión en un país se evidencia por las agresiones a periodistas y el intento de bloquear coberturas informativas, así como criminalizar de las posturas políticas, como se mostró durante los funerales del poeta Ernesto Cardenal, intelectual y poeta, referente literario en la literatura en lengua española y crítico de la administración de Ortega”, dijo Carles Torner, Director Ejecutivo de PEN Internacional.

Días antes, el 25 de febrero de 2020, durante una manifestación por la liberación de los presos políticos, autoridades policiales persiguieron, agredieron y amenazaron de muerte a periodistas de medios como Artículo 66 y Nicaragua Actual. De acuerdo con medios de comunicación, al menos 20 casas y oficinas de críticos del gobierno, periodistas y organizaciones cívicas fueron cercadas por elementos policíacos.

PEN International hace un urgente llamado a las autoridades de Nicaragua a detener el hostigamiento, las agresiones y las amenazas en contra de periodistas, escritores, blogueros y medios independientes, y a respetar el derecho a la libertad de expresión e información, derecho consagrado en el Artículo 30 de la Constitución Política de Nicaragua y en el Artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ratificado por el Estado de Nicaragua.

San Miguel PEN ha brindado apoyo financiero a periodistas en Nicaragua a quienes les han robado sus teléfonos celulares, computadoras portátiles y cámaras.