Detenciones y juicios arbitrarios a periodistas

11 de mayo de 2021

La historia de dos reporteros que son acosados o enfrentan juicios arbitrarios, muestra cómo el gobierno de Nicaragua está incrementando las medidas represivas en contra de medios, periodistas y escritores críticos con el poder

Detienen a reportero en región norte de Nicaragua

El Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, con sede en Costa Rica, condenó la detención arbitraria del periodista Jacdiel Rivera Cornejo, corresponsal del Canal 10 de televisión en la zona norte de Nicaragua.

Rivera realizaba una cobertura periodística el 5 de mayo en el municipio de Yalí, Jinotega, al momento de ser detenido. Logró avisar a través de un mensaje de texto que estaba siendo detenido. Según informes periodísticos, Rivera fue trasladado a la delegación policial de Yalí, por un supuesto robo; luego fue puesto en “libertad”.

“Cuando iba en la camioneta, uno de los oficiales me dijo que yo andaba desestabilizando al país; cuando entré a la delegación el jefe me dijo que andaba estafando; cuando me dejaron en libertad me dijeron que siempre debía andar identificado y tenía que reportarme en la Policía”, contó el periodista.

Cuatro días antes, el periodista había realizado un Facebook Live denunciando que agentes policiales le impidieron realizar una cobertura sobre un decomiso de drogas. Ese día también lo asediaron y amenazaron con llevárselo preso, según reveló.

Periodista David Quintana pagará multa con dinero de colecta

Mediante una colecta “de córdoba en córdoba”, el periodista independiente David Quintana logró recoger los 13.500 córdobas (unos 387 dólares) para pagar una multa impuesta por un juez local que lo encontró culpable del delito de injurias y calumnias, en un caso tildado como “político” en contra de la prensa.

Al director de la publicación digital Boletín Ecológicole tomó 42 días recaudar el dinero entre sus colegas y amigos en el país, luego de que un segundo juez desestimó su recurso de apelación, tras ser condenado por entrevistar a una pareja en un conflicto de propiedad.

“Recurrí a la población para que, de córdoba en córdoba, me apoyara, porque lamentablemente se agotaron todos los recursos de ley. Lo único que me queda es pagar, los periodistas que cubrimos la crisis de Nicaragua no nos estamos haciendo ricos”, dijo Quintana, tras confirmar que recaudó el monto total de la multa.

El periodista, quien ha sostenido su inocencia debido a que las leyes de Nicaragua no impiden hacer entrevistas, se mostró agradecido con el apoyo recibido “de los más humildes”, pues en una ocasión se encontró con un depósito de 0,05 dólares y en otra una campesina lo localizó para decirle que había vendido una gallina para ayudar a pagar la multa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *